La nueva escopeta de alta tecnología Vinci no solo es extremadamente innovadora, sino que en muchos aspectos es asimismo revolucionaria en su contenido y materiales. Su diseño está dictado por la funcionalidad, la ergonomía y una personalidad reafirmada. Sus líneas son refinadas, definidas, totalmente integradas y agresivas, como deben ser las de una semiautomática moderna. Diseñada para la simplicidad y la modularidad, el modelo Vinci ha erradicado los elementos críticos típicos de las escopetas de carga automática de diseño clásico.

Al igual que los conceptos de coches, la finalidad de los conceptos de armas es destacar nuevas capacidades. Son modelos de demostración que contienen la tecnología destinada a aplicarse en los modelos de producción, junto con las características a probar la respuesta del mercado a los desarrollos técnicos y estilísticos, y que si son aceptados se perfeccionarán en nuevas soluciones para su futura implementación. En muchos aspectos, en razón de su diseño pionero e innovador, el propio concepto Vinci puede considerarse un concepto de arma en torno al cual se ha desarrollado con éxito toda una familia de armas.

El responsable del diseño del modelo Vinci es el arquitecto Marco Gaudenzi, asistido por los propios ingenieros de Benelli. Con el apoyo del servicio de diseño de Benelli, Gaudenzi creó igualmente la Nova, el rifle Argo y el nuevo look de las escopetas Raffaello y Montefeltro. Por lo tanto, era lógico que Benelli recurriera nuevamente al genio creativo de Gaudenzi cuando se tomó la decisión de desarrollar una serie de conceptos en 2012. La misión del equipo de diseño fue tomar el modelo Vinci como base e impresionar y provocar al mercado, desarrollando nuevas características estilísticas y técnicas susceptibles de ser desarrolladas si encuentran la suficiente aprobación.

Los compañeros de Marco Gaudenzi en esta aventura fueron Takeo Hosoe (Director Artístico de Benelli) y el personal de los departamentos de Ensayos e I+D de Benelli, que operan dentro de Benelli como lo hace Skunk Works para Lockheed. En la organización de Lockheed, Skunk Works es la división experimental que creó aviones legendarios como el U2, el SR71 y el F117 (producido en serie limitada por el propio Skunk Works). Y lo que tal vez es más importe, Skunk Works fue responsable de numerosos ensayos que aceleraron de manera exponencial los progresos de la ingeniería de aviación desde la Segunda Guerra Mundial. De la misma forma, el departamento de I+D y de ensayos representan más que una “factoría de ideas” consagrada a la investigación fundamental y a ensayar los nuevos conceptos desarrollados en Urbino. Sus dependencias secretas albergan a personas que convierten ideas en realidades y desarrollan prototipos experimentales, modificaciones y también nuevas piezas.

El hilo conductor de Gaudenzi en el concepto de proyecto de armas es el refinamiento estético y la mejora funcional. El resultado son cuatro escopetas extremadamente originales que se distinguen por su peso reducido y por la adición de inserciones de piel que enriquecen su aspecto y ofrecen un tacto muy placentero. El uso de piel, colores (como el rojo Ferrari) y los acabados artesanales poco habituales en el campo de las armas indican claramente que estos conceptos de escopetas son pura producción italiana, creaciones de una escuela de diseño en las que el buen gusto y la elegancia se caracterizan por la creatividad, los materiales prestigiosos y una mezcla de tecnología punta, elegancia y nobleza que solo pueden conseguir los maestros artesanos más hábiles.

Los conceptos de escopetas Benelli en 2012 están pensados parar lograr algo más que impresionar al mercado, pretenden provocarlo con elegancia. Su finalidad es comprobar la reacción del mercado frente a ideas originales e innovadoras en un sector que ha estado siempre —y seguirá estando siempre— muy influenciado por la tradición. Los cuatro conceptos de armas de 2012 están clara y decididamente destinados a provocar un debate en torno a las características formales y estilísticas que tienen poco en común con los modelos producidos en serie. Además de su aspecto radicalmente innovador, contienen igualmente elementos técnicos que podrían constituir muy bien la base para un desarrollo futuro e incluso implementar los modelos de producción de Benelli. El concepto de Benelli en 2012 incorpora cambios importantes en los elementos clave.

La parte delantera de la carcasa (que corresponde a la parte frontal de una escopeta convencional) se ha rediseñado totalmente. La carcasa del modelo Vinci está diseñada para permitir un reposicionamiento rápido de la mano cuando el usuario necesite cambiar su método de disparo y un agarre rápido. En estos conceptos de escopetas, la carcasa está más adaptada a un disparo espontáneo siguiendo a objetivos que se mueven rápidamente, y reduce el ascenso de la boca cuando se realizan disparos múltiples en una sucesión rápida. Esta nueva parte delantera puede ser ideal para escopetas más ligeras de la media. De hecho, los conceptos de Benelli incluyen asimismo numerosos desarrollos realizados para reducir el peso de las armas. El primero y principal es una nueva culata de aleación ligera, montada en uno de los modelos en lugar de la versión estándar de acero de Vinci. Gracias a este acabado pulido, la culata de aleación ligera se parece a cualquier versión de acero de otros conceptos de armas, reduciendo de manera significativa su peso y desplazando su centro de gravedad. Incluso en las versiones con culata de acero, el centro de gravedad se ha desplazado tras la realización de modificaciones en la culata y la parte que se sigue denominando “carcasa” por razones legales, aunque en realidad su principal función es la de activar el gatillo.

Aunque el peso reducido y el centro de gravedad de estos conceptos son elementos no visibles, poseen una gran importancia. Cualquier persona que examine estas armas de cerca podría distinguir fácilmente entre los elementos estilísticos seleccionados para atraer la atención, provocar el debate y sugerir orientaciones futuras, y las mejoras técnicas que pueden adaptarse de manera realista en futuros modelos de producción.

El propio modelo Vinci fue diseñado a partir de una hoja en blanco. El único dato que el equipo de diseño tenía era que la nueva escopeta debía presentar un cierre por inercia del bloqueo geométrico con un cabezal de culata rotativo, es decir, el sistema de bloqueo típico de Benelli. Este sistema no solo garantiza una excepcional fiabilidad, solidez y durabilidad, sino que representa igualmente la mejor forma de conseguir otras dos exigencias de diseño de Vinci como son la modularidad y una simplicidad máxima. La forma y la función van a la par con el desarrollo de Vinci. El sistema de bloqueo de Benelli ha sido modificado y mejorado (haciéndose merecedor de una de las cuatro patentes atribuidas a la escopeta). Utilizando una metáfora extraída del mundo del diseño automovilístico, el “motor” y la “carrocería” han sido diseñados como una sola unidad. En realidad, el concepto que se encuentra detrás del modelo Vinci es más orgánico que mecánico: la escopeta Vinci es una unidad integrada y no la suma de sus piezas individuales. Crear diseños complejos es relativamente fácil. Es mucho más difícil, y requiere incluso un toque de genio, crear diseños bellos y sencillos. No obstante, con el tiempo, la sencillez resulta más productiva por numerosas razones. Para empezar, las creaciones sencillas son más fáciles de perfeccionar, y perfección significa un cansancio menor para el usuario (en todos los sentidos de la palabra). Esto supone a su vez niveles más elevados en términos de seguridad y eficacia. Para expresarlo en pocas palabras, la sencillez es sinónimo de una seguridad superior y una eficacia general optimizada.

Habida cuenta del diseño avanzado del modelo Vinci, resulta claro que mejorar no resulta fácil. Transformar el Vinci suponía un riesgo inevitable de alterar el delicado equilibrio que es una característica tan importante de esta escopeta y que impregna su estilo y su tecnología. En estos conceptos de 2012, Gaudenzi y su equipo no solo han creado el estilo provocador que se esperaba de ellos, sino que han logrado asimismo la tarea casi imposible de mejorar una creación original ya casi perfecta.